El silencio de Dios cuando no hay profetas